¿Qué sientes que te abrace?

Esa fue la pregunta que me hizo Ale hace unos días, mi respuesta cortante fue "bonito", pero tal vez mi cabeza y mi ser no me dieron para más en ese momento, pero justo hoy, me di cuenta que es algo más que "bonito".

Llevamos varios días en los que ella se duerme mientras la bañamos, lo hacemos en la regadera porque es más práctico para los tres, cuando Ale comienza a lavar su cabello al instante ella me abraza y se queda dormida, la maniobra se hace un poco más difícil porque nueve kilos 300 gramos ya pesan y mi espalda lo sabe.

Para ella, Ale y yo somos su seguridad, su soporte y en quienes siempre va a confiar para que nada le pase, analizando más a detalle de "qué siento que me abrace", es sentir como unos pequeños brazos se apoyan en mí, es sentir la responsabilidad de una pequeña monstruita que está entendiendo que ella y yo somos dos seres diferentes y no uno mismo, es verla tan tranquila y verme tan desesperada en muchos momentos, porque ser mamá no es cosa fácil.

Cuando me abraza por miedo y siento sus manitas, su cabeza encajando a la perfección en mi pecho y cuello, siento los latidos de su corazón acelerar porque algo que está viendo y que no le está gustando, muchas de esas veces llora y se aferra a mí, porque soy como leía por ahí un día "su zona de confort", el lugar en el que se siente y sentirá segura.

¿Qué más siento? Un mar de cosas, desde su capacidad de aprender que con un abrazo nada pasará, que con un abrazo todo se curará, que con un abrazó seré su protección, que con un abrazo ya no hay por qué llorar más, que con un abrazo la tranquilidad regresará, que con un abrazo nada dejaré que le pase, que con un abrazo de mamá nada más cosas buenas pasarán.

Quiero darle todos los abrazos que quiera, que me pida, que necesite, hoy aún no le puedo decir dame un abrazo porque no sabe aún el significado de la palabra, ella me abraza cuando siente miedo, cuando se emociona y grita de felicidad, cuando tiene sueño y cuando le nace, así de sencillo, porque no debo forzarla a hacer cosas, ella lo hará en su momento.

Ale, ¿que qué siento? Que estoy abrazándote a ti, a ella, a mí misma, a la pequeña monstruita que tienen mucho de ti y también de mí, al ser que amo con locura, como no creí amar, a la niña más hermosa de este mundo, que estoy para darle el amor y la protección que necesita, al abrazarnos le doy la seguridad de que nada le pasará.

Que me abrace es la satisfacción de saber que ella también me quiere, de que lo estoy haciendo bien aunque haya días malos, es la extensión y el recordatorio de cómo es que una mamá te abrace, es recordar a mi mamá y sus abrazos que todo sanaban.

¿Cosas inservibles?

Cuando nació monstruita me topé con muchos post que decían básicamente "lo que no debes comprar para la llegada de tu bebé" o &qu...