Ir al contenido principal

Sala multisensorial



La fundación “Mosaico Down” inauguró la sala multisensorial “GBM”, una innovación educativa que combina la tecnología con la didáctica para favorecer la estimulación temprana de niños y jóvenes con síndrome de down y con alguna discapacidad.

De acuerdo con Yesenia Escudero, directora general de “Mosaico Down” este es un proyecto que se planeó “desde que la fundación estaba en el papel y que la limitación presupuestal había impedido por varios años, sin embargo, ahora es una realidad gracias a la participación de Fundación GBM y del ingeniero Sergio García Hernández”. 

Escudero señala que con este proyecto, se favorecen los objetivos de brindar una opción educativa interactiva y de calidad para la población que actualmente acude a la institución, pero que además puede ayudar a niños de otras instituciones, aunque no tengan una discapacidad.

Dicha sala cuenta con herramientas como juguetes, proyectores con animaciones, tubos sensoriales con figuras flotantes, una cortina sensorial de fibra óptica, aromas, sonidos, colores y otros elementos que ayudan a los niños y jóvenes a absorber los conocimientos de forma más clara y precisa.

De acuerdo con Alejandro Salmerón, coordinador de desarrollo institucional de la fundación, la sala multisensorial se encuentra funcionando de forma óptima y será constantemente actualizada, por lo que hace un llamado a la sociedad civil a hacer uso de ella para optimizar su implementación a la población en general.

El especialista destaca la importancia de involucrar a los padres de familia en el proceso de estimulación temprana, ya que para quienes tienen síndrome de down o alguna discapacidad se deben favorecer aspectos “que pueden parecer básicos, como caminar, como el equilibrio o sentirse independiente, lo cual no siempre se estimula en esta población”.

En la sala multisensorial se reproducen sonidos y se proyectan imágenes que estimulan el sentido visual y favorecen la recepción de información para que los niños y jóvenes efectúen conexiones necesarias para aprender.

Las dinámicas que se desarrollan en este lugar son dirigidas y coordinadas por un grupo de expertas en planeación educativa y pedagogía que ayudan a los niños y jóvenes a tocar diversas texturas y materiales, a manipular objetos, observar colores y jugar con pelotas para estimular motricidad gruesa, favorecer el equilibrio y estimular el contacto visual.