Ir al contenido principal

¿Qué pasó?

Hola amig@s

Ya estoy de regreso, después de un mes del 19s aprendí muchas cosas, me tomé mi tiempo para pensar en ello, para agradecer a todos los que apoyaron y siguen haciéndolo, esto aún no termina, hay mucha gente que se quedó literal en la calle, que no tienen ropa, comida, ni dónde dormir.

Hay muchas cosas buenas que caracterizan a los mexicanos, principalmente la solidaridad ante situaciones de desastre como la que vivimos.

Actualmente yo como mamá ese día me sentí terrible, tuve mucho más miedo del que un temblor normal me puede provocar. ¿Por qué tuve más miedo? Porque tengo una personita que no sabe qué es un terremoto, que no sabe de desastres naturales, que no tuvo ni idea de por qué corrí por ella y salimos despavoridas de la casa junto con mis hermanos, de por qué mis brazos temblaban y tenía un nudo en la garganta y me desesperaba al no saber de mi esposo. Como les platiqué en una entrada pasada, ella no sabía lo que pasaba pero su cuerpo lo sintió, pues tuvo diarrea y vomitó leche, así demostró que ella estaba angustiada también, aunque no lo supiera.



Para fortuna de mi familia, todos estábamos bien, pero aprendí algunas cosas muy básicas que quisiera compartir con ustedes, porque así como no avisó ese terremoto, puede volver a pasar, no hay manera de saber cuándo o a qué hora, pero la naturaleza es sabía, dicen por ahí.
  1. Ten a la salida de tu casa la pañalera con los básicos de tu bebé, principalmente sus alimentos y un juguete con el que se haya encariñado.
  2. Sabemos que nuestras casas se vuelven un desastre con los bebés o niños más grandes, yo tenía atravesada en mi camino la carriola, ahí supe que es muy importante dejar lo más despejada la salida y el camino hacia donde esté tu bebé, ya sea durmiendo o jugando, no podemos evitar el tiradero, pero procura que esté sea en un rincón de tu casa o que incluso, si está en medio de la sala y el comedor que puedas brincar fácilmente todo y salir lo más rápido que puedas.
  3. Si por alguna razón no te da tiempo de salir, busca en casa tu zona de seguridad, tenla siempre presente.
  4. No es fácil controlar los sentimientos cuando estás viviendo una situación como la del 7, 19 y 23s, pero respira, ten la mayor calma posible y visualiza tus posibilidades, tanto para tomar la pañalera y salir del lugar en donde estés sin ponerte en peligro, recuerda que tu bebé va pegado a ti y tú eres su escudo.
  5. En la pañalera además de las cosas de tu bebé, no olvides tener una bolsa o cosmetiquera donde tengas dinero, llaves de repuesto, credenciales, cargador de celular o pila, tus medicamentos en caso de que estés tomando algo o aquellos como pastillas para la migraña, al menos eso tengo yo en la pañalera, si crees que necesitas otro esencial, guárdalo.
  6. No olvides una cobija para tu bebé, te aseguro que nada para ti te va a importar más que las cosas que tu hijo necesita.
Después de lo sucedido, si quieres enterarte de todo y compartir información, está perfecto, pero procura tener el volumen de tu tv o radio bajos, para que tus hijos no se pongan tensos o se preocupen, recordemos que muchos niños pasaron el temblor en sus escuelas, platiquen con ellos para que expresen su sentir, háganlos participes de las necesidades de las personas y hagan de la donación un hábito, mi bebé es una bebé, pero creanme que hay cosas que saben perfecto y que si les vas enseñando comprenden y todo, todo, forma parte de su aprendizaje.

¿Ustedes qué opinan, qué sienten ahora, un mes después de los sucesos en México?