Ir al contenido principal

Estar rodeada de bebés

Porque siempre es muy valioso e importante que quienes te rodean comprendan que hay mucho dentro de nosotras –además del bebé–, sentimientos y preocupaciones. Gracias a aquellos tíos y tías adoptivos para nuestros bebés, las y los mejores amigos y amigas que podemos tener.


Estar rodeada de bebés
Por Stephanie Acosta

Bebés… así es, hay mucho que esta palabra puede describir, pero enfocándome sólo en mi pequeño círculo de amistades. Tomando en cuenta que tengo no un amplio pero sí exclusivo número de amigas, les cuento:

La mayoría de ellas ya son madres, somos una que otra que aún no tenemos la fortuna  de serlo y es por personas como ellas que las ganas de tener un hijo no se me quitan.

El conocer todo el proceso de embarazo hasta conocer a su pequeños(as), ha sido una grata experiencia de la vida y es que es obvio que todo este proceso no sólo es de inicio hasta ese momento, va desde la noticia, la aceptación, el desarrollo, el festejo y finalmente el bebé.

Estar rodeada de sus vivencias, me llena de alegría porque están compartiendo una mínima parte de todo lo que conlleva ser madre. A ellas, les digo:

Gracias por integrarme en sus pasos y adentrarme al mundo de la maternidad, porque gracias a todo lo que he visto de ustedes, me queda claro que es lo que quiero en la vida, he aprendido a que ya no sólo eres tú, ya son dos siempre como un equipo porque sin su madre el bebé no es bebé y sin bebé la madre no es madre, me han dado la pauta para que yo y, supongo que muchas otras mujeres que las conocen, tengan ese valor que se necesita en la vida entera para brindar protección y bienestar a un ser que nace de la entrañas, que no sólo es dinero, sino afecto, paciencia, amor, dedicación, humildad para aceptar tanto, llanto, dolor, alegría, humanidad y mucho, mucho orgullo por criar a un ser humano que ni siquiera sabes cómo será de grande, qué decisiones va a tomar, qué va a estudiar, qué va a experimentar y aún así atreverse a mostrarlo al mundo con la cabeza en alto.

En un reto de vida, así es, no se trata de un trabajo al cuál puedas renunciar en cuanto algo no te gusta, ni una mascota que como algunas personas, abandonan porque se enfadaron de cuidar, ni un viaje que puedes cancelar a la mera hora porque ya no pudiste asistir, es una vida y por lo tanto una responsabilidad de la cual sólo ustedes madres, sabe lo que implica.

Puedo decir que me siento orgullosa de ser parte de todo lo que es, la vida de mis amigas en su etapa de madre. Algunas esperando poder quedar embarazadas, otras sin planearlo ahora son las personas más completas que conozco y otras tantas, más humanas y cálidas con las personas que las rodean.

Niñas y niños a quienes puedo llamar sobrinos y que sé, son lo mejor que nos ha pasado a todas nosotras (me incluyo porque son una bendición), hermosas criaturas que llegaron para quedarse y seguir haciendo de este mundo, algo extraordinario.

Rodeada de bebés, sencillamente lo mejor que puedo tener.

Espero que ustedes también sean afortunadas y por qué no, también afortunados de tener a bebés cerca de ustedes. Si no los tienen, créanme, se están perdido de algo esencial en su alma y en su ser.