Ir al contenido principal

Trabajo en equipo

Ser papás no es cosa fácil, por más que te prepares no puedes abarcar todos los aspectos que quisieras. Mi esposo y yo teníamos ya muchas cosas preparadas para la llegada de nuestro bebé, pero cuál fue la sorpresa que se nos adelantó todo y sí, nuestra casa estaba de cabeza, porque apenas habíamos empezado el proceso de limpieza, colocación de cuna, lavar la ropa y pañales del bebé, por cierto, el tema de los pañales se los contaré en otro blog.

El chiste es que, por más que deseas organizar todo, no sale como lo planeado, pero para que todo vaya sobre ruedas es sumamente importante el TRABAJO EN EQUIPO.

Me impresiona aún ver, escuchar e incluso vivir –porque claro, a la que siempre le pasa todo, esto también le pasó– el hecho de que por ser LA MUJER el trabajo de ser madre es exclusivo para nosotras, yo no necesitaba quedarme sola con mi bebé para conectarme con ella, yo ya estaba conectada con ella, tampoco necesitaba que me dijeran "¿pero qué vas a hacer cuando esté sola?".

Si bien el rol de la mujer aún se encierra en que debería de ser ama de casa y cuidar a los niños, hacer la comida, lavar y planchar, tener un hogar reluciente y atender a su marido, eso no es para mí, definitivamente, yo siempre lo supe y siempre se lo dije a mi esposo, yo estudié periodismo, algo que siempre me apasionó, no había otra carrera en mi mente más que esa, desafié a mi papá para entrar a la escuela que quería, estuve en una marcha y tuve trabajos estupendos, todo eso era y es realización personal.

Actualmente, como todas las mujeres y hombres, hago las tareas el hogar, pero siempre trabajando en equipo con mi pareja, nada puede ser posible haciéndolo tú a solas, tener un hijo, por encima de las actividades del hogar, debe ser una responsabilidad compartida, los dos tomaron la decisión, los dos se hacen cargo, independiente si uno sale a trabajar y el otro se queda en casa, tanto puede salir a trabajar la mujer, como el hombre quedarse en casa.


Debemos aceptar que estamos en tiempos distintos al de nuestros abuelos y padres, nuestras generaciones en verdad deberían de entender los conceptos que nos rodean, hoy el rol de la mujer ha cambiado, puedo salir a trabajar, tener familia y ser feliz.

El que el hombre sea quien salga a trabajar y provea a su familia no lo exime de cambiar un pañal, de bañar al bebé, de alimentarlo, de jugar, de conectarse. Queda claro que se llega cansado de trabajar, pero la mamá o el papá que se queda cuidando al o los niños, también se cansa y debemos ser muy atentos en eso, también estamos trabajando y merecemos un suspiro, una cena preparada por el otro o incluso, un vaso con agua, todo es cuestión de platicarlo y llegar a un acuerdo.

No es menos uno y otro, pero quien se queda con el bebé duerme menos que el que se va a trabajar, a veces no le da tiempo de comer porque los bebés son demandantes, al menos mi bebé casi no duerme en las tardes y quiere toda la atención, querer cinco minutos para comer pueden no aparecer. El cansancio físico es doble, nunca juzguemos a la pareja o exijamos más, cuando a veces ni la pijama nos da tiempo de quitarnos y de bañarnos ni se diga, por eso es importante la comunicación.

Yo estoy en casa, pero no me defino ni quisiera definirme como ama de casa, respeto y admiro a quienes lo hacen, mi mamá dejó de trabajar y se dedicó al 100 % a mis dos hermanos y a mí, eso siempre se lo aplaudiré. Hoy yo sigo siendo periodista, mamá y esposa, digamos que un poco ama de casa, pero sin olvidar por todo lo que he pasado y luchado, debemos dejar de encasillar a las mujeres en ese concepto tan cerrado de ser MADRES Y NADA MÁS.

Debemos darnos la oportunidad de abrir nuestro panorama y darnos cuenta que las cosas siguen su curso y vamos avanzando en muchos sentidos, hay que invitar a las empresas a conocer y aplicar el freelance/home office, que, si lo sabes desarrollar adecuadamente, puedes ser muy feliz, yo me declaro fan del HOME OFFICE, es lo que deseo y estoy haciendo.

Trabajar de la mano junto con tu pareja para el desarrollo de tu bebé es lo mejor que puedes hacer, mi esposo y yo lo hacemos, siempre hemos sido un gran equipo y hoy lo somos con mayor estabilidad, porque seremos dos quienes estemos educando a nuestra hija, porque el pilar no es uno nada más, cuando decides hacer vida en pareja, decides comunicarte, entender, dar espacios, aceptar y principalmente amar.

Nunca va a estar de más, hombre o mujer, organizar y planear quién hace ciertas cosas o apoyar en otras, mi frase favorita de todas las noches es: "échale un ojito a la niña mientras..." mientras me tomo un respiro, porque también se vale.