Me sentí culpable

Pues sí, cuando se es mamá hay muchas cosas por las cuales nos sentiremos culpables, lloraremos y terminaremos en el suelo sin saber qué hacer o preguntándonos mil veces si lo que hicimos estuvo bien.

Como ya saben, a mí todo me pasa y después de que nació mi bebé, días antes de que cumpliera un mes terminé en el hospital.

¿Recuerdan lo que les conté de la vez que me hicieron el estudio para asegurarnos de que mi bebé se movía? Bueno, ya en ese entonces me mataba la acidez, me dijeron que "era normal", que tenía gastritis, tuve medicamento, siempre pareció que era eso.

Una ocasión, estando sentada en la cama, sin hacer absolutamente nada, ya no podía respirar, me vino un dolor en la espalda que se corría hasta el pecho –a la altura de la boca del estómago–, esa ocasión estaba desesperada no sabía qué hacer, lloraba y al mismo tiempo trataba de respirar y no podía, mi esposo me ayudó a tranquilizarme y pasó el susto.


Primero me dijeron que el bebé se había estirado y me había aplastado, provocando que se me fuera la respiración, después la misma escena me volvió a pasar y fue un cuadro severo de gastritis.



A la semana que nació mi bebé, el cuadro se volvió a presentar, ya no había bebé que me aplastara y tampoco gastritis, tan mal me sentía y al borde del desmayo que llegó la ambulancia, me revisaron y resultó que el médico que venía me dijo "tiene depresión post parto, colitis nerviosa y gastritis", me inyectaron en ese momento y como una hora y media después me sentí mejor.

¿Y qué creen? Sí, me volvió a pasar, estaba con mi esposo, mi bebé y mi mejor amiga, si ya me había sentido mal esa última vez, en ese momento sentía que moría, tan mal estaba que llegué con un médico particular, me revisó, me mandó inyecciones y me dijo "si vuelve otra vez el dolor, te vas al hospital de inmediato, puede ser la vesícula".

Pues pareció profeta el médico, a la hora, estaba doblada de dolor y camino a urgencias, lugar en donde padecí la más terrible experiencia. Tres días después de mi ingreso y entre la poca atención médica y seguimiento de los casos, llegó el médico que al verme me hizo unas cuantas preguntas y concluyó que me operaría ese día y me quitaría la vesícula, literal nada más me dejó ir al sanitario y ya me estaban llevando al quirófano.

¿Por qué me sentí culpable? Porque mi bebé cumplió un mes de nacida y no estuve con ella, porque me operaron justo el 10 de mayo y porque después de eso, estuve sin mi bebé 15 días, los 15 días más extraños, tristes y desesperantes porque no la podía cuidar, tenía primero que recuperarme para poder estar bien para ella.

Me sentía una mala persona por "abandonarla" de esa manera, por haber terminado en el hospital, porque pensaba que tantos días lejos se olvidaría de mí, por supuesto que no fue así, pero estando sola en urgencias una piensa muchas cosas.

El día que fuimos a casa de la mamá de mi esposo –porque ahí estuvo todo el tiempo–, al verla sentí un vuelco en el corazón, por fin estábamos juntas y volveríamos a casa.



¿Cosas inservibles?

Cuando nació monstruita me topé con muchos post que decían básicamente "lo que no debes comprar para la llegada de tu bebé" o &qu...