Ir al contenido principal

No se lo des

No sabía con exactitud qué título ponerle a esta entrada de blog, porque el tema puede ser un tanto escandaloso para algunos, pero me ha pasado que desde que mi monstruita comenzó a comer mucha gente toma la decisión de darle alimentos sin consultarlo conmigo, confieso que eso me molesta mucho, han sido pocas las veces, en otras agradezco enormemente que respeten la manera en la que llevo su alimentación y casi siempre las tías de mi esposo me preguntan antes de darle algo a la monstruita.

Me quedé pensando en esto y decidí titularlo NO SE LO DES, y es algo que va más allá de llamarme payasa o exagerada, tengo un por qué para casi todo y en la alimentación de los niños creo que hay factores que no podemos dejar de un lado. Si bien, yo no soy experta en nutrición o mucho menos médico, pero la lógica es algo que aplica a tod@s y como en mi post anterior de ¿Por qué llevo a mi bebé al pediatra? hablo precisamente de la importancia que es llevar la guía de un experto.

Seamos honestos, un bebé no puede tomar Coca-Cola como lo hace un adulto y he visto como le dan refresco a niñ@s, en mi experiencia estoy en contra y muchas veces le he recalcado a Ale que yo no quiero darle refresco a la monstruita y menos cualquiera de cola, porque les hace mucho daño, recuerdo que una vez, mi tía le dio una probadita a mi hermano menor, al poco rato casi no la cuenta porque su intestino no supo procesarlo y se empezó, literal a pegar, estuvo delicado y afortunadamente tuvo un excelente médico que lo sacó adelante, desde esa vez no toma refresco de ese tipo y si lo hace debe ingerir mucha agua natural para que su intestino no sufra daños, entonces si ya de adulto aún no procesa bien esas bebidas, imaginemos de niño.


Hay edades para todo las porciones que comemos los adultos no se las podemos dar a un bebé o niño menor de 12 años, incluso hasta más, eso va a ir conforme crezca, recordemos que el sobrepeso y obesidad infantil en México es uno de los problemas de salud más graves.

Regresando un poco al título del post: NO SE LO DES, seas mamá, papá o no seas, por favor NO LE DES NADA sin haberlo consultado con el responsable del menor, lo digo por varios factores:
  1. Cuando un bebé está comenzando su etapa de alimentos, no puede comer de todo al menos yo no le doy de todo y sigo las indicaciones del pediatra, por ejemplo, no le doy huevo, chocolate, alimentos rojos, pan, grasas, entre otras, es más, tampoco le doy dulces, sal ni azúcar, lo poco que toma de azúcar es en los jugos y eso los diluyo con agua, las cantidades van de menos a más, no puedes darle sopa creyendo que irá bien o porque antes así se hacia, tiempo para todo.
  2. No sabes si el bebé o niño previamente ya desarrolló alguna alergia y puedes cometer un grave error al darle, vamos a poner como ejemplo huevo, se los das sin consultar y son segundos para que la reacción pueda ser incluso fatídica y no estoy exagerando, una alergia te puede cerrar las vías respiratorias porque tu cuerpo no está entendiendo qué pasa, siempre pregunta antes de darle, no des por hecho que al ser ya "grande" o tener varios meses más que tu propio bebé puede comer lo mismo o más.
  3. También es importante consultar con sus papás porque no sabemos si el niño o bebé lleva una dieta especial, ya sea esta por enfermedad o porque su proceso alimenticio es diferente.
  4. Otra cosa que también me quedé pensando sobre esto es, actualmente muchas familias optan por dar exclusivamente alimentos orgánicos, incluyendo sí proteínas pero en menor cantidad, esa es una decisión de familia en la que nadie debemos intervenir, entonces imagina que una mamá esté en ese proceso con su hij@ de dos años y llegas sin consultarle y le das un pedazo de carne con verduras que compraste en el mercado, tal vez, más no sé, la mamá no diga nada pero le estás dando duro en el alma porque ella lleva un control de alimentos y a lo mejor la porción de carne que le tocaba al menor era para el lunes y tú en sábado ya se la diste y además le diste más de lo que debería, pueden ser panoramas muy dramáticos para quienes no están en una situación así, pero para quienes sí limitamos la alimentación de nuestros hijos sí podemos tener micro infartos y con limitar no digo que le demos poca cantidad o que no se los demos, me refiero a que llevamos una dinámica.
  5. Por último, se nos hace fácil darles cosas sin consultar y dejarlos que las coman sin supervisión, lo que puede provocar ahogamiento, siempre hay que estar al pendiente cuando comienzan a comer solos, están aprendiendo a masticar y muchas veces aún siguen tragando los trozos y muchas veces son trozos grandes.
Tú, que decides darle algo de comer a un menor sin preguntar previamente si puedes dárselo tienes una gran responsabilidad, no es únicamente dárselo e irte, es asumir las consecuencias que eso genera, si bien, nada puede pasar, porque no hay que ser tan dramáticos y pensar nada más en cosas malas, debemos pensarle un poco más y darnos cuenta que sí pueden pasar, los pequeños no dirán que se sienten mal, aún no hablan y los que están en el proceso apenas se les entiende, la manera en la que dirán me duele es llorando, estando serios o tristes, estreñidos y al no informar al papá y a la mamá qué se le dio de comer diferente a su comida habitual, no sabríamos por qué nuestros hij@s están así.