Ir al contenido principal

¿Por qué soy egoísta?

Resulta que descubrí que soy egoísta, ¿cómo lo descubrí? Gracias a varias mamás y otras personas que escribieron sus opiniones en un post que encontré en Fb, pero más que opiniones eran ya consignas sobre decisiones que son personales, que nada más te involucran a ti y a tu pareja, no me dijeron directamente que soy egoísta, pero con el hecho de pensar que yo opinaba lo mismo que varias mamás, ya formaba parte de las mamás egoístas.

A qué me refiero, a la decisión de cuántos hijos tener. Me sorprendió tanto, pero en verdad tanto, la cantidad de mamás que juzgaban a otras mamás cuando unas expresaban "yo nada más quiero tener un hij@".

Había una lista interminable de comentarios con el por qué es malo tener nada más un hij@, incluso hubo uno que decía "por salud es necesario tener más de dos hijos" ¿POR SALUD? Es real, alguien dijo eso.

Otros comentarios eran:
  1. Los hij@s necesitan tener un herman@.
  2. Para que no los dejes solos.
  3. Porque cuando llegues a la vejez tendrás quienes te cuiden y la "carga" no será para uno.
  4. Porque al tener a varios los herman@s se desarrollan mucho mejor.
  5. Vas a tener los hij@s que Dios te mande.
  6. Por salud en la mujer, lo necesario son al menos dos hijos.
Y podría seguir con la lista de argumentos, la sorpresa es demasiada, la desinformación lo es aún más. Me intrigó el caso de una chica que expuso "yo nada más quiero uno, tengo 23 años, les dije en el seguro (IMSS) que por favor me operaran porque ya había tomado la decisión, me dijeron que no me operarían por la edad, que debía tener más de 30 años para que me permitieran ese tipo de operación, lo que se me hizo totalmente ilógico después de que está institución como miles más te invitan a la planificación familiar, que no es más que decidir con tu pareja cuántos hijos tener, al final, en un hospital privado me hice la operación".

Mi cara era de sorpresa absoluta y me di a la tarea de investigar y nunca encontré como tal REQUISITOS para que te pudieran hacer la oclusión tubaria bilateral (OTB) o Salpingoclasia, en pocas palabras el procedimiento para ligar las trompas y evitar un embarazo. Sobre esto leí a varias mujeres que expresan que deben tener más de 35 años o en su defecto más de tres hijos. En el sitio del IMSS no especifican este tipo de requisitos, es más dice que es un método para mujeres que tienen el número de hijos DESEADO y no quieren tener más EMBARAZOS, les dejo algunas capturas de pantalla con información de esta institución en donde lo único que remarcan es que hayas tenido un consejería previa.









Volviendo al tema de la cantidad de hijos, hoy yo puedo decir que quiero nada más uno, porque quiero calidad de vida para ella, darle lo más que pueda, impulsarla a que logre sus objetivos, eso bien lo pudiera hacer con un segundo hijo, pero no está en mis planes cuando me pongo a pensar en la economía del mundo, en que en México las oportunidades son buenas si las sabes encontrar pero que hay cosas que frenan ciertos aspectos, la educación, el desarrollo e incluso la misma política son las que no ayudan para ofrecer un panorama mucho más amplio.

Además de ello, yo tuve un embarazo muy difícil, no contaba ni conmigo misma y no puedo imaginar pasar por lo mismo y hacer el esfuerzo sobrehumano parte dos, hubo alguien que me dijo "pero no todos los embarazos son iguales, no sabes cómo te iría en un segundo", me queda claro que no son iguales, que no sé qué me depare la vida con un segundo embarazo, pero es algo que al menos hoy no quiero descubrir, no quiero saber y no sé si en algún punto cambie de opinión.

Por supuesto que esto es una decisión de dos, mientras yo digo NO mi esposo dice , pero tendrán que pasar algunos años y veremos, pero mi hija es querida, mi hija es deseada y nunca va a estar sola porque tiene prim@s, tendrá amig@s, tiene familia que la adora y su responsabilidad será vivir y disfrutar de todo lo que podamos darle y lo que ella misma pueda lograr, no vino para cuidarnos, no firmó en ningún lado esa responsabilidad.

Las ganas, la fortaleza y el deseo de cuidar a tus padres enfermos, nace en el momento, ese momento llega para muchos, llegó para mí, mi mamá siempre me hizo responsable de mis actos, de lo que quería, hizo que luchara por mis sueños y a pesar de muchas restricciones que tuve, ella siempre fue mi motor, el día que el cáncer apareció en nuestras vidas, fue el día en que a mí nadie me dijo que era mi obligación cuidarla, cuando supe que ya no había nada qué hacer, que nada más había que calmar su dolor hasta que muriera, fue el día en que yo sola decidí renunciar a todo, dejé mi trabajo, perdí amig@s, casi pierdo a mi novio, mi actual esposo, perdí mi vida por muchos meses y la perdí a ella.

La cuidé porque me nació, no por obligación. La cuidé porque era lo que ella necesitaba de mí en ese momento. La cuidé porque recibí de ella la mejor enseñanza. La cuidé porque fue siempre una guerrera. La cuidé como ella me cuidó cuando lloré, cuando me enfermé, cuando me caí, cuando perdí, cuando reprobé una materia, cuando me rompieron el corazón. La cuidé porque la amaba, porque la amo inmensamente, porque me enseñó a ser quien soy hoy día.

Inculcar valores es lo que ella hizo, es lo que yo haré porque sí un día necesito a mi hija ella sabrá qué hacer, nada más ella decidirá si puede y quiere estar y de qué manera, su vida aún es larga y la mía ya está encaminada.

La cantidad de hijos no te asegura en lo absoluto un futuro de cuidados, un hijo es toda una responsabilidad y ella va a incrementando con uno, dos, tres, cuatro hijos o más. Hay mucho qué pensar de forma individual y en pareja, la decisión de los hijos siempre será de dos y tendremos que respetar.

Yo crecí con dos hermanos, sí, no voy a negar que tenerlos es lo mejor del mundo, vivo con ellos cosas increíbles, como todo, desde enojos hasta tristezas y alegrías, es padre pertenecer al mismo mundo de locura con ellos pero este punto no me da aún ese indicativo para darle un hermanit@ a #BebéRegina.