Ir al contenido principal

La medicina reproductiva ayuda a elegir el sexo del bebé

Anteriormente el sexo de los hijos era cuestión de azar. Ahora especialistas en medicina reproductiva ayudan a las parejas para determinar –mediante técnicas de reproducción– si su bebé será niño o niña con un porcentaje de éxito de hasta el 90 por ciento para evitar enfermedades genéticas, aseguró la doctora Cintia Mejía García.

La especialista en biología de la reproducción humana de Red Crea detalló que es posible elegir el sexo del bebé en dos escenarios: para evitar la transmisión de ciertas enfermedades heredables que están ligadas al sexo y por decisión de la pareja.
Respecto de los padecimientos relacionados al cromosoma “X” –característico del óvulo– las mujeres portadoras de enfermedades mortales como la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne podrían heredarlas a sus hijos varones.
Ante la posibilidad de que el bebé herede algún padecimiento, la doctora Mejía detalló que “en parejas donde conocemos que alguno es portador de una enfermedad hereditaria es recomendable realizar la selección de sexo con el fin de evitar la transmisión genética de estas complicaciones”.



¿Cómo se realiza?
El sexo del bebé de manera natural se determina por los cromosomas “X” y “Y”. Las niñas tienen los cromosomas “XX” y los varones “XY”. La mujer en el óvulo es portadora del cromosoma “X” y quien determina el sexo es el hombre con el esperma que logre fecundar al óvulo que puede ser “X” o “Y”.
Existen dos técnicas para seleccionar el sexo, abundó la especialista. Una se realizan en la fase preconcepcional (sobre el espermatozoide) mientras que el otro procedimiento se efectúa en el embrión.
La doctora Cintia Mejía describió los precedimientos para determinar el sexo del bebé:
·          Capacitación espermática. Se realiza una serie de lavado y centrifugado a una muestra del semen del varón con la finalidad de separar los espermas de mejor calidad. De acuerdo con la especialista está demostrado que los espermatozoides que contienen el cromosoma “Y” (masculino) son más rápidos porque contienen menos ADN en su núcleo. “Si queremos un niño seleccionamos a los más veloces. La probabilidad de éxito con esta técnica ronda alrededor del 75 por ciento”, explicó.
·          La técnica DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) es la más eficaz porque se efectúa un análisis directamente en los embriones que se han formado por fertilización in vitro para saber el sexo, con esto se comprueba qué cromosoma tienen los embriones y se transfieren a la madre los que se desean. Esta técnica tiene un porcentaje de éxito del 99 por ciento.
Finalmente, el doctor Carlos Maquita Nakano, Director General en Red Crea, puntualizó que “la finalidad de elegir el sexo del bebé es ayudar a las parejas para que sus hijos tengan mejor calidad de vida toda vez que evitamos enfermedades genéticas gracias a estos procedimientos, afortunadamente, nuestro país cuenta con tecnología de punta y el personal especializado para llevarlo a cabo”.