Ir al contenido principal

Lo que me faltaba, ¿me voy a quedar pelona?

Si creían que ya me había pasado de todo y que las cosas "normales" que tanto me atormentaron se habían terminado, temo decirles que no es así, después del embarazo siguen pasando situaciones que ni ustedes ni yo podríamos creer. Ya me creció el pie y ahora ¿me quedaré pelona?


Seguramente van a pensar que soy una exagerada y que lo que les voy a contar no es verdad, pero es verdad, es real y me está pasando, es más le pasa a varias mujeres. Es un tema que al menos a mí me causa mucho conflicto, es más, ni siquiera debería de confesarlo porque para nosotras, en su mayoría, el cabello es muy importante en nuestro aspecto.

La caída de éste es normal, los especialistas indican que la pérdida de cabello en hombres y mujeres va desde los 100 hasta los 150 cabellos DIARIO, pero qué pasa cuando al cepillar tu cabello encuentras más de 150, y no es que te pongas a contar cuántos cabellos hay en tu cepillo, es evidente cuando la cantidad es mayor a lo "normal".

Un día, justo cuando mi bebé cumplió cuatro meses, me di cuenta que el piso de toda mi casa comenzaba a tener más cabellos de los que normalmente uno se encuentra al paso, días después al salirme de bañar y cepillar mi cabello cual va siendo mi sorpresa de la cantidad exagerada que se quedó en la toalla, en el cepillo, en el piso y entre mis manos, sí, me puse a llorar, dirán ustedes ¿pues cuánto era?, era tanto que puedo hacer una peluca con mi propio cabello, no miento.

Me preocupé mucho, le dije a mi esposo lo que me estaba pasando, no me creía, ya se había dado cuenta que sí, en efecto se me estaba cayendo el cabello, pero seguro pensó que exageraba hasta que en otra ocasión repetí la rutina y dejé todo el cabello en la toalla, salí y lo puse sobre la mesa, ahí fue cuando su cara se desencajó y yo, yo nada más me puse a llorar mucho.



Y bueno, no me iba a quedar sin saber qué pasaba, yo ya me veía pelona –actualmente lo sigo pensando– y recurrí a nuestro amigo en común: Google, y sí, le puse tal cual: SE ME ESTÁ CAYENDO EL CABELLO y claro, como Google sabe todo de nosotros, en las respuestas rápidas decía: CAÍDA DE CABELLO EN EL POSTPARTO, válgame la Virgen de Guadalupe y todos los Santos aparecidos y por aparecer (diría mi abuelita Pachita), la vida conspira contra mí.

Claro, como buena desesperada y periodista abrí toda página que hablaba sobre mi mal, cual va siendo mi sorpresa que una vez más TODOOOO ESSS NORMAAAL. Pero no me iba a quedar así, quería y necesitaba saber más, acudí por ello a mis amigos de la Fundación Mexicana para la Dermatología.

¿Por qué con ellos? Bueno, muchos creerían que la caída de cabello no es una cuestión dermatológica, pero están equivocados, ellos son los especialistas indicados para ayudar en este tema.

Hablemos un poco del antes, o sea, durante el embarazo, ya con decir embarazo sabemos que las hormonas juegan un papel PRINCIPAL en todo y en conjunto con el cabello parece que hacen buena pareja. Resulta que en el durante también se nos puede caer el cabello, en menores proporciones, pero no como sucede en el después.

Veamos, "en general en el embarazo hay un aumento de estrógenos, que son hormonas que, en el cabello, permiten que se prolongue la fase de crecimiento y de este modo se aprecie más fuerte y con una mejor apariencia. Sin embargo, si existe un trastorno no diagnosticado previo al embarazo puede haber caída del mismo, esto puede deberse a estados carenciales de diversos nutrientes, anemia o bien otros trastornos hormonales como el hipotiroidismo... pero en general el cabello tiende a mejorar en la mayoría de las mujeres", nos explicó la Dra. Alaíde Peña Corona Villanueva, vocera de la Fundación Mexicana para la Dermatología y dermatóloga en Dermatológica Láser & Cosmetic CDMX.

Recordarán que a lo mejor en algún momento les dijeron o escucharon "mira, qué lindo cabello tienes, muy sedoso, con volumen, brillo, hermoso...", se lo debemos a esa fase de crecimiento y a los queridos estrógenos, que bellos recuerdos, una cabellera de envidia, pero oh, las cosas cambian.

Le pregunté a la doctora Alaíde por qué después de estar en el máximo esplendor nuestra cabellera nos topamos con tan semejante y perturbador suceso y aquí su respuesta (lloren conmigo)...

"Durante el primer trimestre después de haber tenido a nuestro bebé la caída de cabello es común en la mayoría de las mujeres, esto se debe a que un número aumentado de cabellos entran en una fase llamada efluvio telógena (esto es una fase de reposo y caída de forma sincrónica y precipitada), que puede cesar hasta los 15 meses  postparto y el pelo se vuelve delgado, en esta fase se pierden 300 o más cabellos al día, normalmente 13 % de los cabellos se encuentran en esta fase, mientras que en el postparto el 30 % del cabello pasa a esta fase. Y efectivamente se debe a cambios hormonales pero sobre todo a lo que llamamos estrés metabólico, al pasar por un parto se considera un cambio fisiológico y tiende a autolimitarse".

Sigamos llorando, leyeron bien puede durar hasta 15 meses, yo estoy sufriendo, nada más de imaginarlo, ya me vi pelona, es más quiero una peluca ahora mismo. Pero antes de eso, qué debemos hacer, la doctora Alaíde Peña me aconsejó que es importante acudir con el dermatólogo y que por nada del mundo pongamos remedios caseros o nos automediquemos porque eso puede irritar la piel cabelluda y si estás en lactancia puede haber alteraciones en los bebés, porque aunque hay medicamentos que son tópicos se absorben y llegan al bebé por medio de la leche.

La caída del cabello nos puede estresar demasiado, hay tratamientos que pueden fortalecer y hacer que recuperemos de manera más rápida el cabello perdido, además se recomienda llevar una alimentación completa y balanceada, no tener dietas de tipo restrictivo en nutrientes como el hierro y el zinc. Tu dermatólogo de confianza será el indicado para decirte qué debes hacer, hay tratamientos capilares como lociones, cápsulas de complejos vitamínicos e incluso aparatos para la estimulación del crecimiento, pero todo dependerá de cada una de nosotras, no olvidemos que somos diferentes y que incluso la caída del cabello no le pasa a todas las mujeres.

Pero doctora, ¿me voy a quedar pelona? Pregunta que quería hacer desde un principio, claro, a mí me interesaba más eso, pero no, teníamos que hacer un contexto de todo, saber por qué pasa y nuestra ya amiga y vocera de la Fundación Mexicana para la Dermatología me dijo "NO, por esta causa se pierde menos del 50 % de cabello" yo diría que es más, mis ojos y mente asegurarían que es casi el 99.9 % pero obvio no, una que se espanta y anda pensando cosas, así que tengo un gran alivio ¡NO ME VOY A QUEDAR PELONA!, y ustedes tampoco.

Otra cosa, no corran a cortar su cabello en un acto de desesperación (cof, cof, mira quién habla, ya sé, yo lo hice durante el embarazo, sorry) porque de nada va a servir, no tiene que ver en lo absoluto, no hay causa-efecto, no por ir a cortarlo dejará de caerse.

Nuestra querida dermatóloga Alaíde nos hizo una última observación-recomendación "cuando encontramos áreas sin pelo o ya tenemos más de 15 meses con una pérdida severa del mismo", es momento de acudir sí o sí al especialista, porque entonces estaríamos hablando de otro tipo de problema. "En general los tres primeros meses posteriores al parto se considera que la pérdida de cabello es hasta cierto punto normal y esperado (fisiológico)", si pasamos de ese tiempo o vemos que en nuestra cabeza ya no hay cabello, amigas hay que ir al doctor.

Esta etapa como todas desde el embarazo y ahora como mamás, no es fácil, nada fácil, me pregunto, por qué nadie dice nada de estás cosas, existen pero nunca son comentadas hasta que te pasa y lo gugleas.

Esposos, parejas, amigos, amigas, familia, externos, todos, si ya nos tienen toda la paciencia del mundo, en este proceso de caída de cabello mucha más paciencia por favor, si nos encuentran llorando, posiblemente es porque no hemos dormido, porque no hemos comido, porque el bebé no se duerme y/o porque sufrimos la caída de cabello y eso, nos atormenta, sabemos que es una fase más, pero no siempre lo vemos con esos ojos, no siempre será normal para nosotras, muchas podemos llegar a pensar que no importa lo que digan, nos quedaremos pelonas y seremos las mujeres más feas del mundo.

Tenemos que aterrizar nuestros pensamientos y seguir aceptando los cambios que hay en nuestra vida y con nuestro cuerpo, ahora más con el cabello que prácticamente se queda en nuestras manos.